Blog

15 noviembre, 2019

Sofá, manta y un bol de castañas asadas. Mmmmm ¡Qué ricas!

A muchos de nosotros nos encanta el otoño, no solo para olvidarnos del agobiante calor sino por los sabrosos frutos que nos ofrece esta estación. Castañas, boniatos, calabazas…otoñales frutos que nos hacen disfrutar de momentos especiales.

Hoy vamos a dedicar el post a las castañas asadas, esas sabrosas y “pringosas” frutas que podremos consumir desde el mes de octubre al mes de diciembre. Cuando matizamos lo de “pringosas” lo hacemos con cariño, pues si algo caracteriza el comer las castañas asadas es el hollín tan “entrañable “que dejan en los dedos al pelarlas.
Y es que las castañas asadas tienen esa parte de encanto, de ritual que tanto nos gusta... nos embarga su olor inconfundible capaz de trasladarnos a las ferias del pueblo, a las castañeras de la calle y sus cucuruchos de papel, a los primeros fríos, a los dedos ennegrecidos con el hollín…

Gracias a la asadora de castañas de La Valenciana, podemos revivir esos entrañables momentos en nuestra propia casa, en el sofá, con la mantita y con el bol de castañas asadas.

Para que la ocasión sea perfecta, no solo deberás contar con la asadora de castañas de Vaello Campos, necesitarás haber seleccionado las mejores castañas. De esta forma, el éxito está garantizado.

Cuando vayas a comprar las castañas frescas, deberás elegir aquellas que sean grandes y hermosas que estén bien prietas, que pesen, que tengan la piel de color pardo libre de manchas y cortes, muy brillante y lustrosa y así conseguirás unas castañas asadas de primera.

Verás como hacer las mejores castañas asadas, no tiene complicación. Una vez ya tienes las castañas lavadas y secadas, les haces un corte para que no estallen. Seguidamente las pones en la sartén castañera de La Valenciana a fuego medio durante unos 20 minutos, hasta que veas que están hechas. Recuerda que es conveniente moverlas de vez en cuando.

Una vez estén hechas, coges la manta y el bol de castañas asadas y “al sofá”, a disfrutar de una entrañable tarde otoñal.

Además, por si no lo sabías, las castañas asadas son un fruto seco riquísimo en nutrientes, que aporta principalmente fibra e hidratos de carbono, y con un bajo contenido calórico (190 calorías/100 g).

Disfruta de tus castañas asadas. Mmmmm ¡Qué ricas!