Blog

27 mayo, 2018

Mi sartén en llamas

Nuestro día a día es un sin vivir. Comenzamos  el día ajetreadas, trabajamos sin aliento y al llegar a casa “hora de cocinar”. Somos mujeres y hombres modernos, sabemos acoplarnos a cualquier reto y la destreza genética nos permite hacer más de dos o tres cosas a la vez.Pero hay ocasiones en las que se nos va de las manos. No podemos estar preparando la cena, llenando la bañera para el peque y charlando por el móvil. No somos superhéroes o superheroínas. Y por eso llegan algunas sorpresas... De repente olemos un fuerte olor y es que en la cocina se ha prendido la sartén. Seguro que entramos en pánico y muchas veces nuestra primera reacción es tirar agua. Noooo, no se tira agua, totalmente prohibido. Craso error. Desde La Valenciana te hacemos llegar estos sencillos y prácticos consejos para que tu pasión por la cocina siga tan viva como el primer día.

 

CONSEJOS PARA APAGAR UNA SARTÉN EN LLAMAS

Mantén la calma
Ponerse nervioso no va a solventar nada, más bien al contrario. Es importante que, cuando veamos fuego, mantengamos la mente fría y analicemos la situación y la mejor forma para actuar. Piensa que, en la mayoría de los casos, los nervios nos juegan una mala pasada y que, por tanto, puede hacer que terminemos tomando decisiones erróneas por no pensar con claridad.

Coge un paño de la cocina para apagar el fuego
Lo primero que tenemos que hacer cuando veamos el fuego en la sartén es coger un paño de cocina y mojarlo un poco con agua. Tiene que estar húmedo para que pueda ayudarnos a calmar el fuego. Sobre todo: nunca deberá estar mojado ni que gotee agua porque, de lo contrario, podría empeorar la situación. El truco es que el trapo esté húmedo, por tanto, escúrrelo antes de usarlo para tener bien controlada la situación.

Cubre tus brazos para evitar quemaduras
Es importante que protejas tu cuerpo del fuego, por eso, tendrás que cubrir tus brazos con este trapo para evitar que te salpique el aceite hirviendo o que te roce el fuego. También es importante que mantengas una prudente distancia de seguridad respecto al fuego para evitar cualquier herida o lesión.

Cubre el fuego con el trapo
Para apagar el fuego de una sartén tendrás que usar el trapo que hemos humedecido. Deberemos echarlo encima de la sartén que contenga las llamas y, entonces, nos apartaremos del fuego. El contacto de la humedad con el fuego conseguirá reducir la intensidad e ir apagando, poco a poco, las llamas.

Apaga la cocina
Y, por último, es importante que apagues la cocina, ya sea de gas o de vitrocerámica pues, de esta manera, evitarás que el fuego pueda volver a encenderse o hacerse más fuerte e intenso.

Y… RECUERDA. No uses agua: a diferencia de lo que muchas personas creen, no deberás usar agua para extinguir el fuego pues el agua puede producir una reacción violenta que avive las llamas.