Mi sartén en llamas

Nuestro día a día es un sin vivir. Comenzamos  el día ajetreadas, trabajamos sin aliento y al llegar a casa “hora de cocinar”. Somos mujeres y hombres modernos, sabemos acoplarnos a cualquier reto y la destreza genética nos permite hacer más de dos o tres cosas a la vez. Sigue leyendo